Blog

24

Jul

Tips para ser un buen líder

El liderazgo puede ir desarrollándose día a día. Aquí te contamos cómo potenciar esta habilidad en tu hija.

El liderazgo es una habilidad que todos podemos desarrollar, pero que necesita de constante determinación: no todo líder es un buen líder. Hay personas que desarrollan mejor esta capacidad que otras al tener confianza, optimismo, creatividad, sentido de emprendimiento y comunicación asertiva, entre otras características.

Ser líder no se aprende en una sola lección; necesita de constante ejercicio, reflexión y aprendizaje, incluso de los errores. Con la globalización avanzando aceleradamente, han cambiado distintos elementos claves de la sociedad, por lo que un buen líder debe saber adaptarse a las nuevas exigencias, estar informado sobre las tendencias que permean la capacidad de liderazgo.

Las virtudes de un líder

Más que poder mandar o gobernar, un verdadero líder es capaz de crear un buen ambiente de trabajo para su equipo, en el cual pueda comunicarse con ellos con respeto y firmeza, en el que exista motivación y recompensas, y se pueda completar a cabalidad el objetivo pactado para su cargo, asumiendo la responsabilidad por las posibles falencias presentadas. Para esto, el liderazgo implica que una persona sea:

  • Empoderada y emprendedora
  • Confiada y segura de sí misma, sin pasar a la arrogancia
  • Optimista y confiable
  • Autoeficiente para proponer y decidir
  • Resiliente ante las adversidades
  • Asertiva en sus comunicaciones
  • Responsable de sus actos
  • Motivadora e incentivadora
  • Agradecida
  • Con pensamiento crítico y sentido humano
  • Creativa y dinámica: no se queda quieta
  • Alejada de la mediocridad y el conformismo

Ya han pasado los tiempos en los que el liderazgo giraba alrededor de la autoridad y de una sola persona, ahora se habla de “liderazgo transformacional” concepto que hace referencia a lograr el bienestar de todas las personas del equipo de trabajo, bajo una cabeza responsable capaz de lograr en colaboración y satisfactoriamente las metas propuestas. En este contexto también aparece la idea del “capital psicológico” en el que el principal valor es el recurso humano.

Ten en cuenta que un buen líder no necesita recurrir a insultos, agresividad o violencia para expresarse, tampoco a “apagar la luz” de otros para sobresalir ni aprovecharse de los demás. Al contrario, tiene en cuenta las necesidades y opiniones de otros para construir ideas o proyectos con sentido social.

El liderazgo en los niños

Los niños son los líderes del mañana, por lo que es muy importante poder trabajar desde temprana edad valores como la empatía, solidaridad, respeto, responsabilidad, colaboración y agradecimiento para ir sentando las bases del liderazgo positivo. Los primeros líderes en su vida son sus padres, y de quienes aprenden las cualidades para liderar, que luego se ven moldeadas por el colegio, es por eso que tu ejemplo en casa es primordial para tu hija.

En el Gimnasio Los Portales creemos que existen ocho características importantes para formar líderes:

  • La disciplina: la cual va de la mano del esfuerzo para poder, día a día, trabajar en lograr el objetivo propuesto.
  • Salir de la zona de confort: No se puede ser líder conformándose y sin aprender cosas nuevas. Es necesario querer emprender y superarse.
  • Perspectiva abierta: Una buena líder tiene mentalidad abierta a distintas ideas, opiniones y críticas, así como a diferentes alternativas para solucionar inconvenientes.
  • Escuchar atentamente y comunicar asertivamente: La asertividad es pieza vital para el buen liderazgo y por supuesto, no puede haber un adecuado diálogo sin la escucha y el respeto.
  • Saber trabajar en equipo: El ser líder no implica ser coercitiva ni generar mal ambiente de trabajo. Una buena líder sabe entender, escuchar y atender a su equipo de trabajo resaltando las destrezas y convirtiendo los errores en oportunidades. Así mismo, sabe delegar responsabilidades confiando en sus compañeros.
  • Constante aprendizaje: Como ya hemos mencionado, el liderazgo exige estar en constante aprendizaje para estar preparados ante nuevos retos y dinámicas sociales.
  • Inspirar a otros: Una buena líder sabe guiar a sus compañeros hacia el éxito. Les orienta y apoya para seguir adelante, e incluso les muestra cómo superar obstáculos.
  • Resolver problemas: Debe ser creativa y reflexiva en sus decisiones, así como en las soluciones planteadas ante las diversidades en las que tiene en cuenta el bienestar de su equipo.